• Sociedad El Plan Director de Infraestructuras Verde-Azul y Biodiversidad duplicará las zonas verdes de la ciudad

    04/07/2024 | 09:51   |   Redacción 

    El Plan Director de Infraestructuras Verde-Azul y Biodiversidad duplicará las zonas verdes de la ciudad

    Audio | Esta planificación amplía los espacios verdes en el área urbanizada de los 6 metros cuadrados por habitante actuales hasta los 13 metros cuadrados.

    Carolina Darias, alcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria, ha presentado el Plan Director de Infraestructuras Verde – Azul y Biodiversidad que recoge un conjunto de actuaciones con las que se pretende seguir transformando el municipio en un espacio saludable e impulsor del bienestar de la ciudadanía, sostenible y resiliente al cambio climático.

    Este plan se desarrollará a través de proyectos de regeneración urbana, algunos ya en marcha como el Paseo Guiniguada de la Cultura y las Artes Canarias o la renaturalización del corredor verde Tamaraceite-Ciudad Alta, que duplicarán el espacio de zonas de verdes en áreas urbanas de los 6 metros cuadrados por habitante actuales a los 13 que contempla este plan.

    Darias, que ha hecho esta presentación junto al Lagartario de Tamaraceite, ha estado acompañada por la concejala de Desarrollo Estratégico, Sostenibilidad y Energía, Accesibilidad, Parques y Jardines y Agricultura, Ganadería y Pesca, Gemma Martínez Soliño; y el concejal de Planificación, Desarrollo Urbano y Vivienda, Mauricio Roque.

    La alcaldesa ha adelantado durante el acto que se impulsará la renaturalización de 140 kilómetros de barrancos, el desarrollo de 200 hectáreas de espacios de conexión ambiental, la creación de un gran espacio urbano en el istmo y la renaturalización de jardines y cubiertas verdes a través de este plan.

    Darias ha apuntado que "gracias a este proyecto se renaturaliza la ciudad consolidada, definiendo un nuevo paisaje urbano, pero también se recupera el papel del extenso medio rural y espacios naturales del municipio, que entre ambos ocupan más del 50% del territorio, integrándolos en el disfrute público, en la economía del km.0 y la autonomía alimenticia, en un estímulo a la movilidad activa y sostenible, el turismo sostenible".

    La alcaldesa ha indicado que las actuaciones proyectadas "persiguen el mismo fin: transformar la ciudad integrando armónicamente los tres espacios en los que hasta ahora está dividida: el espacio urbano, el espacio natural y el espacio rural". "La idea es sencilla de expresar, aunque sea más complicada de ejecutar: una ciudad para la gente no puede existir si le damos la espalda al mar ni al resto de la naturaleza", ha apuntado.

    El plan es un trabajo diseñado por el área de Planificación, Desarrollo Urbano y Vivienda y la Sociedad Municipal de Gestión Urbanística de Las Palmas de Gran Canaria, S.A (GEURSA) en desarrollo del Plan de Acción de la Agenda Urbana Española, en su objetivo estratégico de la puesta en valor y regeneración del patrimonio natural, cultural y paisajístico, así como el arraigo e identificación de la ciudadanía con un entorno identificado por su infraestructura verde y azul, su biodiversidad y una riqueza de servicios públicos basados en la naturaleza.

    Este Plan Director marca la estrategia y establece la planificación para renaturalizar el municipio a través de seis líneas de actuación y 27 acciones que se desarrollarán durante los próximos diez años cada una de las cuales se definirá en varios proyectos de ejecución.

    Protección de la flora y la fauna autóctona

    Entre las seis líneas de actuación están la flora y la fauna con la creación de enclaves de promoción y protección de la biodiversidad. Para ello, se plantea la rehabilitación de especies que son significas en la naturaleza de la ciudad con un plan específico para el escarabajo de La Minilla, el charrán común, el lagarto de Gran Canaria, avifauna y la pardela cenicienta. Y también impulsar la presencia de especies vegetales como la retama peluda, la dama de Bandama, las comunidades de tabaibal, cardonal y matorral termófilo, y la yerbamuda de Jinámar.

    El Plan Director de Infraestructruras Verde – Azul y Biodiversidad recoge, asimismo, una segunda línea de actuación con el desarrollo de grandes áreas de revegetación y reforestación con arbolado de zonas urbanas, rurales y periurbanas con un potencial máximo que abarca todo el municipio de Las Palmas de Gran Canaria. Y también convertir el espacio de la ciudad en una zona de autoconsumo de especies que puedan ser necesarias para la gestión de los recursos naturales a través de viveros municipales.

    Otro de los grandes paquetes incluidos en el plan director es el sistema de corredores verdes, que contempla la creación de 162,47 kilómetros de conexiones ecológicas entre el interior y la costa; 136,20 kilómetros de la red de barrancos municipales y 311 kilómetros del sistema de movilidad verde municipal con senderos y carriles bicis haciendo la ciudad más sostenible.

    La creación de infraestructura azul es otra de las claves de este plan con el aprovechamiento del amplio patrimonio etnográfico del aprovechamiento hidráulico de la ciudad que puede generar una regeneración natural y una respuesta al cambio climático. Así, se incluye en el plan incentivar la rehabilitación de 1.125 unidades de embalses, presas y maretas, desarrollar sistemas urbanos de drenaje sostenibles y la renaturalización de 142,9 kilómetros de cauces y desembocaduras de barrancos.

    El Corredor Verde Tamaraceite-Ciudad Alta, primer proyecto

    La renaturalización del espacio natural urbano, por su parte, contempla la revegetación de vacíos urbanos en laderas e intersticios sin uso como el Corredor Verde Tamaraceite-Ciudad Alta, el primero de los proyectos que se van a poner en marcha en el marco de este Plan Director y cuyas obras comenzarán a lo largo de este año.

    Además, la hoja de ruta contempla la creación de 242 hectáreas de espacios de conexión ambiental en el que se incluye zonas como el tramo que discurre entre la Batería de San Juan y El Fondillo, y 378 hectáreas de renaturalización de edificios y dotaciones públicas con refugios climáticos en cubiertas, fachadas y vallados con 378 hectáreas.

    El sexto de los bloques son los espacios ambientales de participación con una red de 31 nuevos miradores rurales y urbanos, 10 huertos urbanos y 700 hectáreas para áreas de ocio y esparcimiento repartidas por todo el municipio. El plan incluye una novedad como son 103 granjas participativas a través de explotaciones agrícolas del municipio que puedan tener un uso educativo y didáctico.

En directo